Adicciones a las nuevas tecnologías

En la actualidad, 1 de cada 2 padres prestan sus teléfonos móviles o sus tabletas a sus hijos por dos razones; por un lado, para que sus hijos estén entretenidos y, por otro lado, para consolarlos en un momento de rabieta. Así mismo, se ha comprobado que, de media, podemos mirar 30 veces el móvil en una hora. Este utensilio nos mantiene en vilo y es algo que a priori podemos ver como inofensivo. No obstante, para muchos niños y adolescentes puede llegar a ser igual que una droga como la cocaína.

Perjuicios y beneficios del uso de las TICS

El uso excesivo de las TICS puede mejorar la cognición visoespacial, sobre todo los juegos de acción.

No obstante, su uso excesivo resulta perjudicial para las siguientes funciones cognitivas:
• Disminuye la capacidad para tomar decisiones. Habitualmente en este tipo de actividades, no se toman decisiones valorando los aspectos positivos o negativos de cada opción y aplicando un razonamiento para elegir la posibilidad que más favorece al sujeto. Normalmente, las decisiones se toman como aprendizaje-error, sin hacer un análisis previo de las consecuencias. Además, las consecuencias de un error suelen conllevar, volver a comenzar por lo que dicho “castigo” es visto como algo pasajero.
• Disminuye la capacidad de atención sostenida
• Disminuye la creatividad. Muchos de los videojuegos ofrecen un escenario e historias virtuales prediseñados, por lo que, los niños y jóvenes no tienen la necesidad de crear escenarios ni historias puesto que ya están creados por un tercero.
• Disminuye la capacidad para demorar la recompensa a medio o largo plazo: en los videojuegos con sólo apretar un botón se consigue un resultado, automatizándose la gratificación. Por ello, no es de extrañar que muchos de los jóvenes y niños con un uso muy frecuente de este tipo de aparatos puedan mostrar dificultades en tareas que impliquen un resultado a medio o largo plazo, ya que, para ellos es mucho menos motivante que un juego.

Semejanzas y diferencias con una adicción convencional

El uso excesivo a las TICS, de igual modo que en el caso de sustancias tradicionales como la cocaína o anfetaminas, también producen una serie de características similares a las adicciones convencionales.
En primer lugar, la adicción a las TICS produce también la misma sintomatología de craving cuando se encuentra en alguna situación en la que pueden acceder a un teléfono móvil o tableta.
Por otro lado, al igual que en las adicciones convencionales, el abuso a las TICS produce un aumento en la dopamina que alimenta el circuito de recompensa cerebral. Esto le crea al cerebro una sensación agradable cada vez que consulta las redes sociales al ver las novedades que hace que la persona consulte una y otra vez su teléfono móvil, tableta u ordenador para saber si hay alguna novedad.
A nivel estructural, se ha observado un engrosamiento del córtex cerebral, lagunas en las conexiones neuronales que pueden provocar síntomas similares a los del autismo o del trastorno bipolar, y la materia gris es menos densa lo que provoca mayor impulsividad, dificultades para tomar decisiones y déficits en el pensamiento lógico.
De igual modo que en la adicción convencional, cuando no están en presencia o no pueden conseguir algún dispositivo inteligente, nuestros jóvenes o niños pueden llegar a presentar presenta síntomas de abstinencia como son un aumento de la impulsividad o agresividad.
Sin embargo, a diferencia de las adicciones convencionales pueden producir sintomatología parecida al trastorno del espectro autista. De este modo, los adictos a las nuevas tecnologías pueden comenzar a perder sus relaciones sociales, tanto con amigos como con la familia, y la única relación social que mantienen es a través de los dispositivos móviles. Además, cuando son muy pequeños pueden llegar a no articular palabra, y a retrasar la aparición del lenguaje.
Con esto no se pretende demonizar el uso de las TICS, pero si debemos de tener en consideración que esta adicción a los móviles, tabletas y de más dispositivos móviles se está convirtiendo en la nueva adicción del siglo XXI, por lo que debe de empezar a concienciar a la población de cómo prevenirlas y de cómo hacer un buen uso de ellas.

Alba Mª García Rasero
Bibliografía

Arroyo, O. (2012). Aplicaciones de las neurociencias de las adicciones en los modelos preventivos. Trastornos adictivos, 13(1), 20-26.
Cuatro . (30 de Enero de 2016). Obtenido de El caso de Víctor: cuando el juego a través de Internet se convierte en una adicción : https://www.cuatro.com/soynoticia/temporada-1/programa-3/Victor-juego-Internet-convierten-adiccion_2_2124180105.html
Radio Televisión Española . (30 de Junio de 2018). Obtenido de La noche temática: Adictos a las pantallas : http://www.rtve.es/alacarta/videos/la-noche-tematica/noche-tematica-adictos-pantallas/4650622/

 

Por | 2018-11-05T14:23:44+00:00 noviembre 5th, 2018|Noticias de interés general|Sin comentarios

About the autor:

Deje su comentario