VENTILACIÓN EMOCIONAL: ¿CÓMO MANEJAR MIS EMOCIONES?

Las emociones son nuestras fieles compañeras constantemente. Allá donde vamos, van con nosotros/as y se desencadenan sin control. No decidimos estar contentos/as, tristes o enfadados/as, sino que nos sentimos así en base a las circunstancias. Pero ¿qué es una emoción?, ¿es posible controlarlas?

Según la RAE, una emoción es “una alteración del ánimo intensa y pasajera que va acompañada de cierta conmoción somática”. Es decir, que a pesar de que sea algo pasajero, deja una sensación en nuestro organismo que va a ser más o menos intensa dependiendo de la fuerza de esa emoción. Hay multitud de emociones, pero la mayoría pueden obtenerse a partir de combinaciones de las más básicas: alegría, tristeza, ira, miedo, asco y sorpresa.

Antes de pensar cómo podemos manejarlas para no vernos sobrepasados/as, hay una serie de mitos que me gustaría desmontar:

  • “Hay emociones malas”: no existen emociones malas, todas forman parte de nuestra naturaleza, todas son necesarias y tienen un sentido adaptativo.
  • “Debemos reprimir las emociones”: no expresarlas no las hará desaparecer. En ocasiones, y si lo hacemos a menudo, puede desencadenar síntomas como malestar, insomnio, falta de concentración, ansiedad, entre otros.
  • “Expresar mis emociones me hace ver débil”: todos/as tenemos la necesidad de expresarnos y buscar la empatía de nuestros iguales. Aceptarnos, tal como somos y sentimos, es un gran síntoma de fortaleza.
  • “Si atiendo a una emoción negativa puede hacerse permanente”: todas las emociones vienen y van, permitirnos sentirlas no las hacen más permanentes, sino todo lo contrario, facilita su gestión.
  • “Si me enfado no estoy razonando bien mi emoción”: cuando estamos sintiendo una emoción (como la ira, en este caso) no podemos pararnos a razonar y esto no significa que estemos haciendo una mala gestión. Es necesario dejar que la emoción siga su proceso natural y razonar cuando la intensidad disminuya.

A todos/as nos puede resultar fácil, según la situación, expresar la emoción de alegría, por ejemplo. Pero la cosa se complica cuando una emoción nos hace sentir incómodos/as. Es en estos casos cuando podemos aplicar técnicas de ventilación emocional como la siguiente:

  1. Dedica un instante a parar y preguntarte “¿qué me pasa?”, “¿qué estoy sintiendo?”
  2. Trata de identificar la emoción que estás sintiendo y de ponerle nombre. No hace falta tener un gran conocimiento de lenguaje técnico, esto puede adquirirse con la práctica. Para empezar, puedes tratar de identificar las emociones básicas y elaborar a partir de ahí emociones más complejas.
  3. Date permiso para sentir esa emoción y trata de aceptarla.
  4. Exprésala de la forma más saludable posible como, por ejemplo, llora si estás triste o descarga si estás enfadado/a con ejercicio u otra actividad física. Si la situación no te permite este tipo de expresión, escribir siempre es una buena forma de expresión privada de las emociones.
  5. Evalúa si estás siendo amable contigo mismo/a y si hay algo que esté en tu mano para cambiar la situación.
  6. Date las gracias por estos minutos que estás dedicando a escucharte y gestionar tus emociones.

Como hemos visto, sentirnos mal al experimentar ciertas emociones y tener sensaciones negativas no es algo preocupante, sino algo propio de nuestra naturaleza. La diversidad de las emociones que sentimos en el día a día nos permite valorar lo que realmente importa y lo que nos hace sentir bien. Sin embargo, si en algún momento vital te ves sobrepasado/a por las emociones, no eres capaz de gestionarlas o algunas permanecen en el tiempo haciéndonos sentir mal constantemente, puede que sea el momento de pedir ayuda. Ya hemos visto que la imposibilidad de expresarlas o gestionarlas adecuadamente puede desencadenar consecuencias negativas para nuestro bienestar físico y mental. Un profesional de la psicología puede ayudarte en esos momentos.

 

Escarlata Patier Llop

Psicóloga general sanitaria col. nº: M-34.027

Por | 2020-11-27T18:42:11+00:00 noviembre 27th, 2020|Blog|Sin comentarios

About the autor:

Deje su comentario