¿QUÉ ES LA PROCASTINACIÓN?

¿Te has descubierto alguna vez a ti misma/o dedicando tiempo a cosas irrelevantes mientras estás descuidando algo que realmente es urgente o necesario? Seguramente te venga a la cabeza ese informe/trabajo/examen que tenía fecha próxima, esa tarea que terminas entregando a sabiendas de que con tiempo la podrías haber hecho mejor; o ese viaje que, si hubieras dedicado más tiempo a planificar, te hubiera salido mejor de precio o con menos imprevistos. Esto es la procrastinación, o como comúnmente decimos “dejar para mañana lo que podemos hacer hoy”.

Puede que esto no te ocurra o que te haya ocurrido tantas veces que no entiendas por qué lo sigues haciendo. Pero ¿por qué sucede este fenómeno?, ¿se puede hacer algo para evitarlo?

Normalmente, las tareas que procrastinamos son aquellas que requieren algún tipo de esfuerzo por nuestra parte. Aunque a largo plazo sabemos que cuando hayamos terminado la tarea nos sentiremos orgullosos, a corto plazo nos supone un esfuerzo que no es nada agradable. Es por esto por lo que nuestro cerebro nos empuja a realizar actividades que no nos supongan esfuerzo y que solo nos resulten apetecibles. El problema es que cada vez tenemos menos tiempo para dedicarle a la tarea pendiente, por lo que el esfuerzo se vuelve aun mayor y aparece la ansiedad que lo hace aún menos deseable.

Por otro lado, hay personas que tienen más facilidad para esperar recompensas a largo plazo. Un famoso experimento psicológico de la universidad de Stanford puso a prueba a varios niños de la siguiente manera: les ofrecía una gominola y les dejaban solos con la opción de comérsela o esperar, prometiendo que si elegían la segunda opción, a su regreso tendrían dos gominolas. Los niños más impulsivos se comían la gominola sin apenas pensar y otros hacían todo lo posible por distraerse esperando para poder tener dos. Años después, el experimento demostró que los niños que habían demostrado más autocontrol, tenían más éxito, pudiendo predecir una vida y unas relaciones más estables.

¿Quiere decir esto que si pertenezco al grupo con menos autocontrol no puedo hacer nada para cambiarlo? La respuesta es no. Afortunadamente, al igual que el cuerpo, el cerebro puede entrenarse en nuestro beneficio, aunque en un primer momento no nos salga de manera natural. A continuación, vamos a hablar de una serie de consejos que puedes probar para evitar seguir procrastinando.

  • Planifica: divide la tarea en partes y proponte a ti misma/o fechas de entrega graduales. Si es posible comparte tu previsión con los demás, puede que la presión grupal te obligue a cumplir los objetivos.
  • Haz listas de tareas: tómate el tiempo de escribir en una lista todas las cosas que tienes pendientes de hacer en la semana o en el mes. No omitas ninguna, ni siquiera las que te resulten sencillas o que no requieran mucho tiempo. El hecho de verlo todo escrito e ir tachando las que ya has realizado aumentará tu motivación por terminarlo.
  • Identifica mensajes negativos: mantente atenta/o a qué mensajes te estás dando. Detecta los “no soy capaz”, “esto me viene grande”, “no tengo ganas de hacerlo” y trata de visualizar todas las veces que sí lo has logrado y que has sentido la agradable sensación del trabajo bien hecho.
  • Identifica tus distractores: detecta qué cosas te distraen como, por ejemplo, el móvil, internet, la TV, la comida, etc., y mantenlos alejados de ti, de tal manera que solo tengas acceso a ellas en los descansos.
  • Planifica la hora de inicio y los descansos con alarmas: comienza la tarea a la hora que te habías propuesto y planifica cuándo vas a descansar. Si has previsto descansar, por ejemplo, 10 minutos, ponte una alarma que avise del fin del descanso para que no desconectes demasiado de la tarea.

Como hemos visto, la procrastinación no es solo una cuestión de vaguería. El paso más costoso siempre es comenzar la tarea y es posible que estos consejos te ayuden a dar ese paso con más facilidad. Además, si consigues empezar con tiempo, evitarás que la ansiedad llegue a aparecer para hacerlo todo más complicado. Si tienes problemas para el manejo de la ansiedad y estos consejos no son suficientes, un profesional de la psicología puede ayudarte a hacerlo.

 

Escarlata Patier Llop

Psicóloga general sanitaria col. nº: M-34.027

Por | 2020-10-29T11:20:13+00:00 octubre 29th, 2020|Blog|Sin comentarios

About the autor:

Deje su comentario