Infertilidad y Navidad

¿Cómo llevar la Infertilidad durante la Navidad?

En esta época del año estamos bombardeados continuamente con mensajes, publicidad y eslóganes que nos recuerdan que la Navidad es la fiesta familiar por antonomasia, para adultos y niños. Durante los días festivos, en las parejas que están intentando tener un hijo, y encuentran dificultades para conseguirlo, los problemas de fertilidad suelen afectar aún más. Ya están expuestas a situaciones difíciles durante el resto del año, en las que tienen que lidiar con el recuerdo constante de la imposibilidad de traer al mundo al bebé que tanto desean, por lo que les resulta aún más complicado enfrentarse otra vez a una Navidad “vacía”, que les evoca el vacío que no han podido llenar. Y, por si fuera poco, encontramos la tendencia desde los últimos años a adelantar cada vez más temprano los preparativos de las fiestas, de manera que, entrando en el mes de noviembre, el mundo que nos rodea empieza a colorearse de luces, estrellas y árboles para anunciarnos su llegada.

Navidad y un embarazo que no acaba de llegar

Cuando se trata de familias con niños menores o mayores, la Navidad es motivo de mucha alegría, ilusión y emoción. Pero tratándose de una familia en la que predomina el sentimiento de ausencia del hijo que no llega, y no por falta del deseo ni de los esfuerzos por tenerlo, entonces el ánimo festivo llega a adquirir otras dimensiones.

En el caso de las parejas que pasan por situaciones de infertilidad, reproducción asistida, abortos espontáneos, a menudo experimentan tristeza, ira, frustración, desesperación, soledad, estrés. Estas emociones se suelen intensificar durante los días festivos. Es bastante comprensible sentir tristeza, melancolía e, incluso, ira, cuando se tiene que celebrar una Navidad entre “dos”, en lugar de entre “tres”: “¿por qué esto nos pasa a nosotros?”, “¿hasta cuándo vamos a estar solo los dos?”, etc.

Cómo superar los días felices de la Navidad y el Año Nuevo estando en tratamiento de infertilidad

¿Podríamos escapar de la tristeza y del dolor emocional que sentimos durante los dias festivos? A veces este dolor es tan intenso que a algunos de nosotros nos apetece meternos bajo una manta cálida, dormir y levantarnos en enero, cuando las fiestas hayan pasado. Papa Noel y los Reyes Magos habrás entregado sus regalos, y los adornos navideños ya no se verán por ninguna parte.

Desafortunadamente, es difícil que podamos escapar de estos días, así como de nuestros sentimientos. Pero siempre se tiene una oportunidad mágica: elegir ver desde otra perspectiva lo que pasa dentro y alrededor de nosotros. Y en este preciso momento, seguramente alguno afirmaría que da igual cómo se mire, que los hecho son hechos (otra Navidad “vacía”). Pero justamente porque los hechos son hechos, y que poco más podemos hacer de lo que ya estamos haciendo para solucionar la infertilidad, sí podemos elegir.

Tenemos elección

Podemos elegir, por ejemplo, con las emociones aversivas y los pensamientos molestos en estas fechas, vivir esta Navidad de la manera que nos gustaría, la que nos define como las personas que somos, independientemente de la situación de infertilidad en la que se esté y con la que nos toca celebrar.

Y las siguientes líneas dejo que las escribáis vosotros. Cada uno de nosotros es un individuo único con su propia historia, intereses y preferencias. Cada uno de nosotros elige cómo pasar las Navidades según sus propias preferencias: algunos con su pareja, otros con la familia, otros con amigos, en casa, en extranjero, visitando amigos, … Las posibilidades son múltiples, así como las elecciones, y cada una es completamente válida. Me atrevería a decir “correcta”, siempre y cuando está tomada por la guía de nuestra brújula interior, aquella que nos indica la dirección importante para nosotros mismos.

Intentemos pasar unas Navidades según nuestra brújula, y no según lo que nos indican los sentimientos, pensamientos, sensaciones o recuerdos aversivos, cuya experiencia, por otra parte, es totalmente válida en la situación de infertilidad que se vive, pero no necesariamente tienen que indicarnos la dirección a seguir en nuestro día a día, mientras luchamos por cumplir el sueño de tener un hijo.

Y éste es mi mensaje de Navidad para vosotros.

Stela Haralambova 

Psicóloga experta en reproducción asistida

https://haralambova.com/

 

Por | 2019-12-29T09:55:18+00:00 diciembre 28th, 2019|Noticias de psicología|Sin comentarios

About the autor:

Deje su comentario