Infancia 2019-09-17T14:49:37+00:00

Infancia

A lo largo del desarrollo es relativamente frecuente que algunos niños y niñas presenten dificultades de índole psicológico. Aunque cada vez existe una mayor concienciación por parte de la sociedad para derivar a los menores que lo necesiten a un psicólogo o psiquiatra, en ocasiones se desconoce si lo que le ocurre al niño o a la niña es objeto de atención psicológica.Estas dificultades no suelen solventarse de forma espontánea y requieren una atención especializada y terapia que evita su intensificación y generalización.Entre las demandas más frecuentes que recibimos en nuestra consulta encontramos problemas psicológicos relacionados con:

  • Problemas en el desarrollo: niños que adquieren los hitos evolutivos (marcha, lenguaje, etc.) más tarde de lo esperado o que han nacido con dificultades. Seguimiento de niños de riesgos, valoraciones para derivación a Atención Temprana y estimulación .
  • Evaluación y rehabilitación neuropsicológica: trastorno por déficit de atención con/sin hiperactividad (TDAH), trastornos del espectro autista (TEA), problemas de memoria, discapacidad intelectual, altas capacidades, trastornos de lecto-escritura, dificultades en la expresión oral, dificultad en el aprendizaje de las atemáticas.déficit de atención.
  • Problemas de conducta: rabietas, conducta antisocial, hiperactividad, ausencia de límites.
  • Trastornos de alimentación: anorexia, bulimia, trastornos por atracón.
  • Control de esfínteres. enuresis y encopresis.
  • Miedos, fobias, ansiedad: se valora y tratan, cuando es necesario, los miedos evolutivos que surgen a lo largo del desarrollo. Fobia a la oscuridad, ansiedad de separación, timidez, miedos a animales, entre otros.
  • Depresión: en ocasiones en los niños el problema se muestra de forma enmascarada pero siempre que se detecta una modificación en el estado anímico del niño y autorreferencias negativas sobre sí mismo conviene valorar su estado.
  • Problemas escolares: mala integración en el aula, hábitos de estudio, fracaso escolar, acoso escolar (bullying).
  • Abuso y maltrato infantil: físico, psicológico o sexual; siempre que exista sospecha de cualquier tipo de maltrato. Valoración e intervención.
  • Terapia familiar: dificultades en la dinámica familiar, ambigüedad e indiferenciación de roles, rivalidad entre hermanos, alianzas inadecuadas entre los miembros, familias reconstruídas, etc…