ACTIVA PSICOLOGÍA

Soy impaciente

11/12/2014

¿Quieres leer el artículo más tarde?
Descarga la versión en PDF

-La impaciencia ¿es un patrón de conducta adquirido o un rasgo innato? 

La impaciencia es una conducta aprendida, aunque hay ciertos factores que favorecen que ésta se desarrolle como por ejemplo: un nivel de activación más alto puede propiciar impulsividad, intolerancia a la frustración, etc. Hay personas a las que les resulta más difícil aprender a tener paciencia, pero incluso en esos casos se puede aprender a ser más paciente. 

-¿Tiene algo que ver con el ritmo de vida que llevamos o no?

El contexto social favorece que hoy se sea más impaciente, debido a que hoy se tiende a vivir mucho más el presente sin deparar demasiado en el futuro.

Hoy en día los niños por ejemplo, viven de una forma muy hedonista, consiguiendo todo lo que quieren sin demasiado esfuerzo. En muchas ocasiones no han aprendido a asociar la relación que hay entre el esfuerzo y el resultado (por ejemplo, si me porto bien me llevan al cine), de forma que hagan lo que hagan obtienen el refuerzo. Los niños habitualmente no tienen paciencia. Quieren algo y lo quieren ya.

Es el adulto el que tiene que enseñarles a modular esto, frustrando en ocasiones su deseo inmediato y haciéndole ver que hay que esperar para conseguir las cosas. Es esencial aprender esto cuando se es pequeño para que de mayores seamos capaces de ser pacientes.

-¿A qué se puede deber este tipo de conducta?

Hay una parte cultural (hoy en día se tiende “vivir el presente”, evitar todo sufrimiento, etc.), otra educacional (no enseñar a los niños a frustrarse, a demorar el refuerzo, etc.) y otra personal (arousal de activación).

-¿Cuáles pueden ser las características comunes en este tipo de persona?

Ser impaciente suele asociarse a la impulsividad, a un alto nivel de activación, a cierta intolerancia a la frustración, etc. Pero sobre todo a la necesidad de obtener la consecuencia positiva a corto plazo y a la dificultad para demorar el refuerzo.

Es muy importante aprender desde pequeños que hay que buscar el beneficio de lo que hacemos a medio-largo plazo, y que muchas veces merece la pena esperar y tener paciencia porque el beneficio será mayor.

La incapacidad para demorar el refuerzo se observa mucho en la infancia y en la adolescencia. Uno vive el presente de forma tan intensa que es incapaz de sacrificar algo de su tiempo en beneficio de un bienestar mayor a medio plazo. No hay que confundir “vivir el presente” con “no pensar en el futuro”.

-Tengo entendido que este tipo de personas suelen "cargarse" de tareas y responsabilidades. Si es así, ¿por qué lo hacen? Con respecto a la pregunta anterior, también he leído que siempre tienen la sensación de estar desbordados o no poder hacer frente a las situaciones. Entonces... ¿no es una contradicción que no puedan hacer frente a esas situaciones y que, al mismo tiempo, se "carguen" de tareas?

Esto tendría más que ver con ser impulsivo y con una mala gestión del tiempo.En un momento dado creo que puedo hacer frente a una situación y me hago responsable de ella y posteriormente me doy cuenta de que me he precipitado.

Las personas impulsivas toman decisiones muy rápidas y no tienen en cuenta muchas veces las ventajas e inconvenientes de esa decisión, o el tiempo real que van a necesitar invertir en un proyecto que tengan que llevar a cabo. Es por ese motivo por el que en ocasiones se sobrecargan.

De todas formas, si uno es consciente de que esto le pasa de forma reiterada, lo mejor es que siempre que sean decisiones comprometidas pospongan su decisión y antes de dar una respuesta hagan un análisis sobre el tiempo que les va a llevar en realidad, valoren si pueden o no hacerse cargo, así como las ventajas e inconvenientes de llevar a cabo ese proyecto.

-También respecto a esto. ¿Es verdad que tienen dificultad para tolerar ritmos y maneras de reaccionar ajenas y que esto impide o limita, por ejemplo, el trabajo en equipo? ¿Por esta razón, no suelen delegar responsabilidades en los demás?

No siempre tienen dificultades para trabajar en equipo, esto depende de más cosas aparte de la impaciencia.

En cualquier caso, si uno observa que tiene conflictos constantes con sus compañeros debe parase a pensar a que se debe esto. Hay que ponerse en el lugar del otro, y valorar si nuestra petición es excesiva o no de una forma objetiva.

-¿Qué se puede esconder detrás de este tipo de conducta?, ¿son personas ambiciosas, con necesidad de logro, afán competitivo? y ¿personas de rápida acción, nerviosas o irritables? ¿pueden llegar a ser intolerantes o injustos?

Si suele ir asociado a la impulsividad, a tomar decisiones rápidas de las que luego se pueden arrepentir, pero habría que analizar cada caso concreto.

-Los impacientes... ¿corresponden al patrón conductual tipo A? ¿cómo puede afectarles a su vida: el día a día (por ejemplo, los atascos, la cola del supermercado...); en el trabajo; en sus relaciones personales; en familia...?

Podríamos decir que casi todas las personas con un patrón de conducta tipo. A son impacientes, pero no todas las personas impacientes responden a un patrón de conducta tipo.A, simplemente son impacientes.

-¿Qué consecuencias puede tener el hecho de ser impaciente? (es que he leído que ya no sólo pueden padecer un estrés agudo y continuado sino que hablamos de infartos, hipertensión...)

Ser impaciente tiene una repercusión importante en la propia persona, puesto que constantemente se sienten frustrados y angustiados cuando las cosas no se ejecutan en el tiempo estipulado por ellos. De forma secundaria tiene repercusión en sus relaciones personales y laborales, y en ocasiones en su bienestar físico ya que pueden desarrollar trastornos psicosomáticos.

-¿Qué se puede hacer para intentar alcanzar la tan ansiada paciencia?Algunos consejos, pautas que puedan ayudar a tener una actitud más relajada ante la vida.

Es complicado, pero se pueden seguir algunas pautas. Es muy importante si uno tiende a sobrecargarse en el trabajo de tareas saber posponer las decisiones. Si sabemos que tendemos a responder demasiado rápido hay que hacer un esfuerzo y no dar una respuesta antes de haber valorado las ventajas e inconvenientes de esa decisión. Si somos impacientes debemos tomar conciencia de ello, e intentar que esto no repercuta negativamente en nuestras relaciones con los demás.

También debemos aprender a analizar las consecuencias de nuestra conducta a corto plazo y a medio-largo plazo. Puede que me apetezca mucho hacer un viaje estupendo ahora, pero se que si lo hago los tres siguientes meses voy a tener dificultades económicas. A lo mejor sería más interesante programar un viaje para más tarde de forma que pueda hacer el viaje y además no tenga problemas económicos.

Creo que aprender a analizar las consecuencias a medio plazo de mi conducta precipitada es muy importante para no tener que arrepentirnos después de nuestras decisiones.

-He leído dos afirmaciones que tengo especial interés porque la verdad es que tengo mis dudas respecto a ellas. La primera afirma que los impacientes son activos y seguros de sí mismos. Y la otra es que suelen terminar solos porque es difícil seguirles el ritmo de vida.

No encuentro ninguna relación entre ser activo y seguro y ser impaciente. En cuanto a que suelen terminar solos, tampoco es cierto. Todos conocemos a personas impacientes que tienen pareja, familia, amigos, etc. Lo que si es cierto es que en muchas ocasiones deterioran sus relaciones por este motivo, ya que exigen a los demás que se ajusten a sus demandas y esto es muy difícil.

-¿Suelen ser personas frustradas al ver que sus ansias de obtener resultados rápidamente no se cumplen?

Si es cierto que se frustran constantemente, motivo por el que sufren. Se frustran siempre y cuando no se cumpla su objetivo (igual que cualquier persona normal), pero ellos necesitan que el objetivo se cumpla con más premura por lo que se frustran mucho antes. Tienen el umbral de frustración más bajo.

-¿Ser impaciente tiene que ver con la falta de capacidad para incorporar algo nuevo o tener una fuerte resistencia a incorporar nuevas conductas?, ¿por qué padecen esa "fobia" al paso de los minutos?, ¿por qué viven con ese sentido acusado de la urgencia?

Las personas impacientes no tienen fobia al tiempo, tienen más bien “fobia” a la espera. Tienen una necesidad de inmediatez y es por ello que viven la espera con mucha angustia, porque el contexto por lo general nunca se ajusta a sus demandas. Se puede sufrir mucho siendo impaciente, y además el entorno no suele entenderlo.


Paloma Méndez de Miguel.    Psicólogo colegiado número: M-18271


Comentarios

olguita

05/07/2015    16:29

Buen día, les saludo desde Lima Perú . Muy interesante vuestro artículo. Yo me caracterizo por ser impaciente y poco organizada. además de siempre estar asumiendo varias responsabilidades. Cuál es el origen de estas conductas? Gracias

¡¡Regístrate en nuestra web o conéctate si ya te has registrado y podrás dejar tus comentarios en el blog!!

Más artículos que te pueden interesar

Esta web utiliza cookies para permitir el correcto funcionamiento de la web y realizar un análisis de la navegación en la página, puedes ver la política de cookies y cambiar la configuración.